Control de Miopía

¿Qué es la Ortoqueratología Nocturna (Orto-k)? 

La Orto-k es un procedimiento clínico no quirúrgico que utilizamos para reducir de manera temporal los defectos refractivos. Está basado en la adaptación individualizada de lentes de contacto rígidas gas permeable (RGP) que tienen un diseño especial y una muy elevada permeabilidad al oxígeno y que actúan durante la noche modificando la curvatura corneal, permitiendo así, una visión nítida durante todo el día sin la necesidad de utilizar gafas u otras lentes de contacto. Aunque es un tratamiento seguro y reversible, la ortoqueratología es una técnica altamente especializada que requiere conocimientos muy avanzados y específicos, tecnología adecuada y gran destreza en la adaptación de todo tipo de lentes de contacto. En nuestro centro este tipo de tratamientos los realiza nuestra optometrista clínica que tiene más de 20 años de experiencia en contactología avanzada y que realiza un seguimiento muy exhaustivo en este tipo de pacientes.

¿Cómo funciona la ortoqueratología?

La córnea junto con el cristalino actúa para nuestro ojo como una lente enfocando en la retina los rayos de luz que le llegan para formar allí las imágenes de manera nítida. Las personas que padecen miopía o bien tienen el globo ocular más largo o su córnea es más curva, por lo que la imagen se forma antes de llegar a la retina. Por ese motivo necesitan de un medio de corrección bien sea una gafa o lente de contacto para poder enfocarla en su zona de máxima visión, la mácula.

Las lentes de Orto-k u ortoqueratología tienen unos radios de curvatura especiales que modifican moldeando suavemente la forma de la córnea de manera reversible y temporal. Solamente actúan a nivel de la capa superficial llamada epitelio, sin llegar a modificar capas internas como el estroma o el endotelio ni tampoco el espesor corneal. Esta es la causa de que tras la retirada de las lentes se vuelva a recuperar la curvatura original de la cornea. Tras el tratamiento queda más plana en el centro y más curva en la zona periférica de tal modo que los rayos que llegan a ella enfocan de manera más efectiva en la retina. Se ponen por la noche mientras uno duerme y su efecto dura entre uno o dos días. Transcurrido ese tiempo debemos volver a utilizarlas para mantener la forma adecuada de la córnea.

¿Quién es candidato a portar lentes de la orto-k?

El tratamiento de la miopía mediante lentes de ortoqueratología está diseñado para personas miopes de cualquier edad, con un astigmatismo leve. Los nuevos diseños aprobados por la FDA americana aconsejan tratamientos hasta 6dp de miopía y astigmatismos hasta 1.75dp. Existen factores adicionales como la rigidez de la córnea, aspectos relativos a su forma (corneas planas o irregulares), así como la capacidad que demuestre el individuo para usar lentes de contacto que pueden contraindicar su uso.

En nuestro centro realizamos una consulta y un examen muy minuciosos utilizando instrumentación computerizada moderna que determinará si la ortoqueratología es la técnica adecuada para un individuo en particular. Consideramos, por tanto, que son buenos candidatos para este tipo de tratamiento los siguientes casos:

  • Pacientes que sufren ojo seco y no toleran con comodidad las lentes de contacto convencionales.
  • Personas que practican deporte y que quieren hacerlo sin usar corrección.
  • Pacientes que van a presentarse a una oposición, necesitan una buena visión sin corrección y no pueden o no quieren operarse con láser.
  • Jóvenes y adolescentes que no son aptos para cirugía con láser.
  • Control del avance de la miopía en niños o adolescentes. Puede adaptarse a partir de 6 años.

Control de miopía mediante ortoqueratología nocturna.

El control de la miopía es fundamental pues según aumenta la graduación es mayor la probabilidad de sufrir problemas oculares asociados tales como cataratas, glaucoma o desprendimientos de retina.

Desde hace años se ha intentado reducir el avance de la miopía en los niños con diversas técnicas tales como la prescripción de lentes bifocales, hipocorregir las gafas (poner menos graduación), poner gotas de atropina que es un dilatador pupilar o adaptar lentes de contacto RGP o más recientemente la orto-k. En la actualidad han salido diferentes estudios comparativos de dichas técnicas y las conclusiones a las que se han llegado es que la más efectiva es la instilación de la atropina reduciendo el avance entre un 75 y un 100%, pero este tratamiento tiene importantes contraindicaciones como la fotofobia y se ha utilizado más de un modo experimental que clínico.

El segundo tratamiento más efectivo, según estos estudios, para el frenar el avance de la miopía son las lentes de moldeo corneal (orto-k), que lo hacen hasta en un 60%.

¿Cuál es el proceso para realizar este tratamiento?

En nuestro centro disponemos de la tecnología avanzada que se requiere para realizar este tipo de tratamientos. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • En nuestra primera consulta de valoración hacemos un examen exhaustivo en el que nuestra optometrista clínica hará todas la pruebas necesarias para comprobar la graduación, la funcionalidad de la visión y la forma de la córnea mediante topografía corneal. Después el paciente pasará con nuestro oftalmólogo para descartar posibles problemas de salud ocular que puedan contraindicar este tipo de tratamiento.
  • Una vez realizadas las pruebas se diseña una lente de contacto de manera individualizada.
  • Se cita al paciente para probar la lente de durante una hora aproximadamente y se valora la estabilización y el centrado de la misma. En esa misma visita se le dan las instrucciones necesarias para manipularlas, se enseña a limpiarlas y a ponerlas y quitarlas. Si el manejo es correcto se las lleva a casa y esa misma noche duerme con ellas.
  • Revisión tras la primera noche de uso de las lentillas.
  • Revisión completa a la semana de uso.
  • Revisión al mes.
  • Revisión a los tres meses.
  • Revisiones periódicas cada tres meses.
  • En todas las revisiones posteriores se realizan controles de visión, graduación, topografía corneal y estudio mediante lámpara de hendidura para valorar la integridad corneal y el fluorograma que nos indica la necesidad de realizar los diferentes ajustes para obtener las lentes definitivas.

¿Qué resultados se pueden esperar de la orto-k?

El resultado que se espera de esta técnica es que la persona tenga, cuando retira por la mañana las lentes de contacto, la misma visión (sin ninguna corrección) que alcanzaría con sus gafas o lentillas convencionales, durante todo el día.

¿Molestan las lentes por la noche?

El motivo principal por el que las lentes de contacto molestan es el roce de los párpados sobre la lentilla. Por la noche como el ojo está cerrado, no realizamos el movimiento de parpadear, por lo que la fricción desaparece y no hay molestias. El proceso de adaptación y tolerancia a este tipo de lentillas es muy corto.

El uso nocturno de la lente de orto-k es, por tanto, más cómodo que el de cualquiera de tipo rígido o RGP (semirrígido) que se utilice durante el día.

Texto: Ana Isabel Martínez