Terapia Visual

En nuestra consulta de optometría realizamos un examen visual que consiste una serie de pruebas específicas que nos sirven para valorar todas aquellas habilidades que son cruciales para el correcto rendimiento visual y escolarLa Terapia Visual es un procedimiento clínico que se ocupa de desarrollar, mejorar o intensificar las capacidades visuales de las personas.

Sabemos que casi el 80% de la información sensorial corresponde a la visión, así lo que una persona percibe, recuerda o comprende, dependerá en gran medida de cómo sea su sistema visual. Cuando miramos algo el ojo no se limita sólo a “ver”, sino que también calcula, discrimina, identifica, relaciona e interpreta lo que ve. Es decir, no trabaja aislado de los pensamientos, emociones o interconexiones con otras áreas del cerebro. En nuestra consulta de optometría comportamental contemplamos el sistema visual desde esta perspectiva.

Actualmente cada vez le exigimos más a nuestra visión, las prisas, la competitividad, los estudios, la necesidad de pasar muchas horas sentados y frente a la televisión, un ordenador, las consolas, las tabletas y los teléfonos móviles, hacen que sea relativamente frecuente la existencia de problemas de aprendizaje y de atención en edades tempranas, así como problemas de rendimiento en etapas adultas.

La Terapia Visual que realizamos en nuestro centro es eficaz para mejorar diferentes problemas como:

  • Fatiga visual
  • Miopías adquiridas por malas posiciones
  • Mejorar trastornos derivados de problemas de movimientos oculares deficientes
  • Mejorar alteraciones de la visión binocular, tales como estrabismos, problemas del enfoque o ambliopías (ojo vago)
  • Incapacidades visuales de la percepción y la interpretación

¿Quién puede necesitar Terapia Visual?

Niños de todas las edades, pero especialmente cuando comienzan el colegio.

  • Personas con Estrabismo y ojo vago.
  • Niños con problemas de lecto-escritura y aprendizaje.
  • Niños con problemas de coordinación en deportes con demandas visuales.
  • Niños que tienen “problemas de comportamiento”
  • Niños que leen y rinden “por debajo de su potencial”
  • Cualquiera que haga deportes y quiera mejorar su rendimiento.
  • Cualquiera que trabaje con ordenadores.
  • Cualquiera que tenga síntomas como picor de ojos, escozor, dolor de ojos o fatiga visual (sin problemas de salud ocular).

¿Cómo es el proceso de Terapia Visual en nuestra consulta?

Lo primero que hacemos en nuestro centro es un diagnóstico completo del problema visual y la salud ocular del paciente que consiste en:

  • Nuestra optometrista realiza un examen de la eficacia visual para localizar alteraciones de graduación (miopía, hipermetropía y astigmatismos), enfoque, visión binocular, ojo vago, etc.
  • Exploración de la salud ocular por nuestro oftalmólogo bajo dilatación pupilar.
  • Una vez realizado este primer estudio en el que se han detectado posibles anomalías volvemos a citar al paciente para que la optometrista le realice un estudio personalizado para valorar el procesamiento de la información visual, donde buscaremos posibles defectos en áreas como la lateralidad, memoria visual, percepción de forma o direccionalidad.
  • Se efectúa un examen de los reflejos primitivos en que que analizamos la integración de estos reflejos tan importantes a nivel del desarrollo motor y que influyen de manera muy importante en el proceso de aprendizaje y la dislexia.

Una vez que tenemos el diagnóstico, elaboramos un plan de terapia visual individualizado para potenciar las necesidades específicas de cada paciente que consiste en la realización de una serie de ejercicios de estimulación. Una parte los hacemos en la consulta y otros los mandamos para que se hagan en casa de manera diaria. Después citamos de manera periódica al paciente para cambiar de tareas y hacer un seguimiento de su evolución. La duración de estos tratamientos son variables dependiendo del tipo de diagnóstico y de la colaboración del paciente para hacer las tareas programadas.

Texto: Ana Isabel Martínez