Cómo cuidar de tus lentillas

Share this post

Cómo cuidar de tus lentillas

Las lentillas son compañeras diarias de muchas personas pero,  en muchas ocasiones,  se cae en la tendencia de no cuidarlas adecuadamente. Esto afecta a su durabilidad y vida útil, así como seguir siendo igual de cómodas que el primer día.

Además, el llevar una rutina higiénica con las lentillas ayuda a evitar cualquier tipo de daño o infección ocular, que simplemente manteniendo limpias las lentillas, se pueden evitar.

En tres pasos consigues la rutina diaria perfecta para ti y tus lentillas:

  • Antes de manipularlas, tanto para ponértelas como quitártelas, es indispensable tener las manos limpias y secas con una toalla que no desprenda ningún tipo de residuo. De esta manera evitamos infecciones por suciedad.
  • Ahora sí procedemos a quitarnos las lentillas, de una en una, y las limpiamos con el líquido recomendado mientras lo frotamos, en la palma de la mano y con un dedo, con suavidad para quitar cualquier tipo de suciedad de la superficie.
  • Una vez limpias las lentillas, las depositamos en su correspondiente estuche limpiado previamente y terminamos el proceso rellenando el escuche con solución desinfectante.

De esta manera, las lentillas se mantendrán limpias y cómodas como el primer día, evitando infecciones y no perjudicando a su durabilidad.

Es una rutina muy sencilla y que recomendamos incluir en el día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *