El placer de llevar gafas siendo emétrope

Gafas converse

Share this post

El placer de llevar gafas siendo emétrope

Aún nos recorren escalofríos por todo el cuerpo cuando recordamos palabras como “4 ojos”, “gafotas”, “topo”, “lupas” o cualquier diablura que se le ocurrían a esos jóvenes que un día no hace tanto tiempo, compartían infancia con todos nosotros. También seguro que recordarás con añoranza como obras del calibre de “Harry Potter” o las simpáticas historias de “Manolito Gafotas”  ayudaban sin saberlo a que hoy en día este cliché esté más que superado, y que personas emétropes que hace no tanto pensaban que jamás llevarían gafas, hoy se las prueben con confianza delante del espejo de cualquier tienda de ropa u óptica.

¿Qué significa ser emétrope? ¿Puedo llevar gafas si lo soy?

Antes de seguir, nos gustaría definir esa palabra que de seguro ha fruncido más de un ceño en su lectura. Un emétrope es una persona que tiene una visión sin defectos ni anomalías, o dicho de otra forma, no necesita gafas para corregir o mejorar su vista.

Quizás por la evolución de los mercados; quizás por el devenir de la moda o simplemente quizás porque al fin el mundo entendió los tintes sensuales y exóticos que proporcionamos a nuestra imagen al llevar gafas. No sabemos cuándo empezó a suceder, pero de repente empezamos a ver cómo personas que nunca habían llevado gafas, comenzaban a llevarlas y que poco a poco, empezaron a declarar que las gafas que estos llevaban, o no tenían cristales o estos no estaban graduados.

Hoy en día estamos más que acostumbrados a ver como lo que en un día fue una prótesis visual, se ha convertido en un complemento de moda. Algo que denota como la sociedad poco a poco sigue evolucionando y normalizando esas cosas que siempre lo han sido.

Por tanto, no lo pienses más. Si siempre has querido llevar gafas o te has enamorado de unas monturas tan solo verlas y las quieres para ti aunque seas una persona perfectamente emétrope, hazte un favor: Pruébatelas, disfrútalas, diviértete y piensa que esos tiempos de “Manolito gafotas” han pasado a mejor vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *