Pérdida auditiva neurosensorial: Qué es y cuáles son sus causas

pérdida auditiva neurosensorial

Share this post

Pérdida auditiva neurosensorial: Qué es y cuáles son sus causas

La pérdida auditiva neurosensorial sucede como un aspecto natural del envejecimiento. Con frecuencia está relacionada con el 90% de todas las pérdidas de audición. Frecuentemente es causada por daños al oído interno (la cóclea) debido a una exposición a sonidos fuertes, lesiones a la cabeza, genética, enfermedades, tumores y algunos medicamentos potentes.
A menudo la pérdida auditiva neurosensorial es gradual, y las personas con este tipo de pérdida auditiva pueden no darse cuenta de que la están experimentando hasta que comienza a afectar el reconocimiento del habla y la comunicación. Por lo general las personas que lo sufren suelen darse cuenta de que les cuesta comunicarse cuando el ruido ambiente es muy alto, por ejemplo en restaurantes ruidosos u otras situaciones sociales.

Causas y soluciones de la pérdida auditiva neurosensorial.

Como señalábamos en las primeras líneas, la causa más común de la pérdida auditiva neurosensorial es el envejecimiento. A lo largo de nuestra vida, los pelos pequeños en nuestro oído interno se dañan y ven mermada su capacidad para transmitir el sonido. Algunas de sus causas son:

  • Envejecimiento: Pasados los 65 años, una de cada tres personas tiene pérdida de audición.
  • Enfermedad: Algunas enfermedades como paperas, meningitis o esclerosis múltiple pueden dañar el oído de forma irreversible.
  • Ruido excesivo: La exposición a fuertes ruidos puede dañar el oído con el paso del tiempo.
  • Condición de nacimiento: Algunas enfermedades como la rubeola, si se contraen durante el embarazo, pueden afectar al feto; pudiendo originar la perdida de la capacidad auditiva en algunos casos.
Normalmente la pérdida auditiva neurosensorial se trata mediante la amplificación, aunque las personas afectadas profundamente a veces necesitan un implante coclear que reemplaza la función del oído interno dañado.
Generalmente las personas afectadas no pueden recuperar la totalidad de su capacidad auditiva, pero gracias a los audífonos pueden seguir escuchando. Debido a éstos y a los implantes cocleares, las personas que sufren de pérdida auditiva neurosensorial recuperarán parte de su audición y facilitar su vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *