Detectar problemas de audición puede prevenir la depresión

Audición

Share this post

Detectar problemas de audición puede prevenir la depresión

Tanto la vista como el oído son sentidos clave para nuestras relaciones sociales. Al igual que pasa con la vista, a lo largo de nuestra vida perdemos un porcentaje incierto de capacidad auditiva que depende de muchos factores. Normalmente suelen ser nuestros trabajos, nuestros hobbies o nuestras rutinas las labores que más afectan a nuestra audición, pero las razones también pueden ser genéticas. De cualquier modo, una visita anual a nuestro especialista de confianza nos ayudará a cuidar nuestro aparato auditivo y conservarlo a lo largo de nuestra vida.

Depresión y audición: ¿Están ligados?

No es casualidad que nuestras líneas empiecen haciendo un llamamiento al cuidado auditivo, hace pocos días conocíamos que un estudio llevado a cabo por el Dr. Justin Golub, de la Universidad de Columbia, en Nueva York, está relacionando la depresión durante la vejez con la perdida auditiva.

A medida que las personas envejecen pueden padecer presbiacusia o pérdida de audición relacionada con la edad. En EEUU, una de cada tres personas entre 65 y 74 años la padece y casi la mitad de los mayores de 75 años tienen dificultad para oír.

Los investigadores encontraron que las personas que sufrían una perdida auditiva leve tenían casi el doble de probabilidades de sufrir una depresión clínicamente significativa, que las personas que tienen una audición normal. Además, las personas con una pérdida auditiva grave, tenían cuatro veces más probabilidades de tener depresión. Golub reconoció que “La mayoría de personas mayores de 70 años tienen una pérdida auditiva al menos leve, pero la afección no se diagnostica, y mucho menos se trata” y explicó que “Este problema puede causar que las personas estén más aisladas socialmente, y el aislamiento puede conducir a la depresión” concluyendo que “En general, los individuos mayores deben recibir una prueba de audición y acceder a los diferentes tratamientos”.

De este modo, y de forma directa, se puede relacionar la depresión que muchas personas sufren a una falta de audición que en muchos casos puede ser tratada, reducida e incluso, recuperada. Por eso desde gelovision te recomendamos que visites a tu especialista de forma periódica y sobre todo cuando tengas algún tipo de dolencia, ¡Seguro que tu problema puede ser solucionado!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *