Trucos para ponerse lentillas

Trucos para ponerse lentillas

Share this post

Trucos para ponerse lentillas

Sabemos que las gafas son maravillosas, nos encanta como complementan nuestra imagen y como combinan con nuestro vestuario, pero pueden resultar cansadas de llevar durante largas jornadas o en determinadas situaciones.

Sea por el motivo que sea, si te has decidido por usar lentillas o estas en proceso de hacerlo, no tengas miedo, aprender a usarlas no es tan complicado, solo significará una rutina más que tendremos que interiorizar.

Trucos para ponerte lentillas con comodidad.

Antes de colocarnos las lentillas te recomendamos seguir este pequeño “ritual” para no llegar a sufrir momentos difíciles e innecesarios.

Lávate las manos antes de ponerte  y de quitarte las lentillas.

La higiene es muy importante a la hora de manipular las lentillas para hacer que no se vean afectadas por agentes externos. Utiliza un jabón neutro y seca muy bien tus manos para que las lentillas no entren en contacto con el agua. También es importante que la toalla que utilicemos no deje hilos o pelusas, ya que sera muy molesto para nosotros si estos entran en contacto con los ojos.

Después de limpiar tus manos, limpia tus lentillas.

Enjuaga tus lentillas con el líquido limpiador antes de ponértelas y no dejes que tus lentillas entren en contacto con el agua. Es importante que el agua no entre en contacto con las lentillas ya que puede llegar a producir infecciones debido a ciertas bacterias que se pueden transferir a través del agua.

Asegúrate de que no estas maquilla antes de ponértelas.

Esto parece más importante de lo que apriori puede parecer. Hay que tener en cuenta que si estamos maquilladas las lentillas probablemente entrarán en contacto con productos de maquillaje y se contaminen.

Comprueba que te pondrás la lentilla por el lado correcto.

Sobre todo la primera vez que nos ponemos las lentillas, será fácil confundirse y colocarlas al revés. Para evitarlo, solo deberás vigilar que los bordes no sobresalgan hacia fuera, imitando la forma de un plato. Su estructura correcta es similar a la de un cuenco.

Empieza siempre por el mismo ojo

Las lentillas a menudo tendrán diferente graduación, por lo que es importante empezar siempre por el mismo ojo prestando atención a que la lentilla que colocaremos es la de ese ojo. De esta forma haremos que esto sea una rutina que facilite nuestro día a día.

Abrir el párpado con los dedos para ponerse las lentillas

Ha llegado el momento de la verdad: el de ponerte tus lentillas. Pon la lente de contacto en el dedo índice de la mano que te sea más cómoda y baja tu párpado inferior con el dedo corazón. Con el dedo índice de la otra mano, tendrás que abrir tu párpado superior, siempre desde la base de las pestañas y no desde debajo de la ceja, ya que, de lo contrario, no abrirás suficientemente el ojo.

Para poner cada lentilla, mira hacia arriba mientras la vas acercando con el dedo y la colocas en la córnea. Luego, solo tendrás que ir soltando tus párpados con cuidado y cerrar el ojo mientras le das tiempo para que se quede en el lugar correcto.

¿Como me quito las lentillas?

Ya hemos pasado un fantástico día con nuestras nuevas lentillas y empezamos a temer otro de los momentos que más incómodos nos parecen: hay que quitarse las lentillas.

¡No temas! Solo sigue los siguientes pasos y todo irá bien.

 Prepara el estuche con el líquido apropiado

Antes de quitarnos las lentillas debemos dejar preparado el estuche donde guardaremos las lentillas llenando hasta la mitad sus compartimentos con la solución de mantenimiento. Este líquido deberá renovarse cada vez que guardamos las lentillas.

Usa lágrimas artificiales

Siempre que notes que tu ojo está reseco será bueno usar lágrimas artificiales para re-hidratar el ojo. También será útil hidratar el ojo a la hora de quitarnos las lentillas.

Mueve la lentilla hacia la parte blanca para quitarla

¡Llegamos al final del proceso! ¿cómo nos quitamos las lentillas? Esto es bastante más fácil de lo que crees.

Empezando siempre con el mismo ojo, tal y como te hemos recomendado antes, mira hacia arriba y empuja ligeramente tu párpado inferior hacia abajo. Después, desliza la lentilla en dirección a la parte blanca del ojo más cercana al párpado que estás aguantando. Solo te faltará, haciendo un movimiento de pinza con el pulgar y el dedo índice, retirar la lente. Sobre todo, ve con cuidado de no hacerte daño si tienes las uñas largas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *